Arrancó el Pacto por un Veracruz Libre de Minería Tóxica

Javier Hernández Alpízar, primera parte.– Con la participación de organizaciones en defensa del territorio, de la naturaleza, del medio ambiente, de los derechos humanos, según las diferentes concepciones que ellas tienen de sí mismas, un panel sobre la minería tóxica tuvo lugar en el foro abierto del Ágora de la Ciudad el sábado 11 de febrero a medio día.

Con gran atención de la prensa y del público xalapeño, a pesar de ser un día nublado y frío, contaron los integrantes de la Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LaVida) y de organizaciones como las Madres Veracruzanas Antinucleares, el Frente Amplio Opositor (FAO) a la Minera San Xavier en San Luis Potosí (SLP), jóvenes en resistencia alternativa (jra, quienes siempre escriben su nombre y siglas con minúsculas), y el periódico El Zenzontle, integrante de la campaña nacional “A corazón abierto defendamos nuestra madre tierra en contra de la minería”, nacida en Guerrero.

El foro fue también el lanzamiento formal de la campaña Pacto por un Veracruz Libre de Minería Tóxica (https://lavidaolamina.wordpress.com/ ):
“En concreto se trata de que como ciudadanos y con nuestras acciones, blindemos a Veracruz contra la minería tóxica, que no se instale en nuestro estado,  pues nos asumimos como ciudadanos conscientes de que los tesoros más valiosos que tenemos son nuestra propia vida y nuestra salud, las cuales no tienen precio, al igual que nuestros recursos naturales y que salvaguardemos entre todos nuestra agua pues ésta vale más que el oro,” dice la invitación de LaVida.

Entre los motivos que fundamentan el pacto, leídos por María de los Ángeles Guzmán, de LaVida, están: La defensa de la flora, la fauna y la montaña; particularmente de especies protegidas y de alto valor como las cícadas y los encinos tropicales; la amenaza de muerte para las aves rapaces migratorias que descansan en el lugar; la destrucción e inutilización de la tierra para cientos o miles de años; la contaminación diaria de doscientos cincuenta mil litros de agua por hora; el agua que una familia utiliza en doce años, la mina lo consume en dos horas; el peligro de juntar en menos de tres kilómetros dos empresas peligrosas: Laguna Verde y su uranio, la mina y sus cientos toneladas de explosivos y cianuro de sodio –en almacén o en tránsito– en una zona gravemente amenazada por el crimen organizado, lo cual lo vuelve un asunto de seguridad nacional; la explosión a diario de quince toneladas diarias de explosivos a solamente 2.5 o máximo tres kilómetros de la Central Nucleoeléctrica; la destrucción de patrimonio arqueológico- histórico de México en la zona; el uso diario de 14.16 toneladas de cianuro, sustancia altamente tóxica prohibida en Europa, Canadá y en otros países; que trescientos empleos no compensan la pérdida de empleos de las actividades actuales como ganadería y turismo: “Por todo ello llamamos a la sociedad civil suscribir un Pacto por un Veracruz Libre de Minería Tóxica. Con ello exigimos la cancelación inmediata y definitiva de este proyecto. Nos comprometemos a obtener y difundir información de la mina Caballo Blanco y de cualquier otro proyecto que atente contra nuestros recursos naturales y amenace la salud y el bienestar de los veracruzanos. Nos comprometemos también a emprender acciones legales cuando sea conveniente, y a exigir a las autoridades competentes, a nivel municipal, estatal y federal, que actúen con ética e inteligencia para proteger la vida, la salud y la seguridad de nuestro estado. El agua vale más que el oro. La vida vale más que el oro. No a la mina Caballo Blanco.”

A su turno,  Claudia Gutiérrez Vivanco, de las Madres Veracruzanas Antinucleares, explicó brevemente la lucha de su organización, denunció que no hay medidas que puedan proteger a la población en caso de un desastre nuclear, como el de Fukushima”. Y sentenció: “Después de veintidós años, no nos han doblegado, seguimos en la lucha.” Además asumió la lucha contra la mina canadiense en Actopan y Alto Lucero como propia de las Madres Veracruzanas.

La exposición del Frente Amplio Opositor estuvo a cargo de Rurik Hernández, integrante también de la Red Nacional de Afectados por la Minería (REMA). Explicó que el FAO investiga a las empresas mineras y les da seguimiento. Por ello conocen a fondo el modelo de extracción gigantesca. En SLP han visto a comunidades desaparecer, mudarse, nacer y crecer por proyectos mineros anteriores a este modelo extractivo.

En el desaparecido –por la Minera San Xavier– Cerro de San Pedro se fundó SLP. Los huachichiles usaban ya el otro cuando los españoles llegaron. El cerro era un lugar sagrado, como Wirikuta –otro lugar amenazado por una minera canadiense– para los wixáricas o huicholes.

Ya conocían la minería tradicional, por más de doscientos años. Por esa minería desaparecieron los bosques para darle leña al fuego de las fundiciones. La población se fue del Cerro de San Pedro al Valle de San Luis para tener agua.
En 1993 llagó la compañía canadiense Metallica Resources. Inició el proyecto de la mina San Xavier. Les prometieron empleos, pero debían irse del lugar, pues el poblado quedaba en el lugar donde querían hacer un tajo a cielo abierto.

El pueblo defendió a dos templos católicos del siglo XVII, patrimonio histórico de los mexicanos. Aún desconocían que el proceso de un tajo a cielo abierto mueve millones de toneladas de tierra. Para que se den una idea del tamaño, expresó: “Caben seis estadios Azteca en el tajo de San Pedro”.

Las vetas de mineral compacto ya fueron sobrexplotadas y agotadas. Ya no hay vetas suficientemente ricas, pero hay mineral disperso en una gran extensión de tierra.

Extraen medio gramo de oro por tonelada de tierra, y para hacer un anillo de oro tienen que destruir unas setenta toneladas de tierra, explicó Rurik Hernández.

Ya destruyeron la montaña histórica donde se fundó SLP. Hoy el Cerro de San Pedro tiene la forma de una cama de lixiviación.

Cuando una mina llega a un lugar, ya trae la venia del gobierno federal y del estatal. Van por el apoyo del presidente municipal, del Cabildo, del párroco, incluso van a buscar a los maestros, a los doctores. Los cabildean para cooptarlos.

La empresa se amparó contra los recursos jurídicos contra su mina. En una batalla legal de veinte años, el FAO logró la cancelación legal de la mina mediante un juicio de nulidad. Dos instancias máximas del gobierno federal dieron legalmente la cancelación definitiva e inapelable. Pero quienes deberían ejecutar la cancelación física no fueron a clausurarla. Un juez de menor autoridad les dio una suspensión provisional de un amparo porque “se iban a perder trescientos empleos. Por esas mismas fechas, le negaron el mismo recursos de amparo al Sindicato Mexicano de Electricistas que defendía más de cuarenta mil empleos. Pero así es este país, las autoridades se ponen al servicio de quienes tienen el dinero, “y en este caso los lingotes de oro”, ironizó Rurik Hernández.

Conocen y han seguido el caso del proyecto minero Caballo Blanco en el estado de Veracruz: El FAO calificó como “una barbaridad que quieran poner un tajo a cielo abierto en una cabeza de cuenca, en una zona de rica biodiversidad, una zona arqueológica, en donde están las cícadas, los arrecifes, los manglares”. Habría un impacto ambiental masivo, es una zona de paso y descanso de la emigración de aves. Mueren miles de aves en las camas de lixiviación, como se puede apreciar en Guerrero, en un clima parecido al de Veracruz, porque las aves beben el veneno de los lixiviados.

Fueron las reformas al artículo 22 constitucional, a la Ley Minera. la Ley de Aguas Nacionales y a Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección Ambiental (LGEEPA), las que permiten a las empresas mineras operar en México.

San Luis Potosí es una ciudad de un millón doscientos mil habitantes (todos son afectados por la minera San Xavier), quienes dependen de la recarga del acuífero en el Cerro porque están en medio del desierto potosino. Las mineras llaman “voladuras” a las detonaciones y explosiones. Aquí las hacen diariamente, a sólo cincuenta metros del pueblo. El polvo que generan lleva tóxicos y metales pesados como el arsénico. Nitrato de amonio mezclado con diesel es lo que usan como explosivo, se llama ANFO, “Ammonium Nitrate Fuel Oil”. Inevitablemente, terminas respirando esto. Y llega a los ríos, lagos, cisternas, tinacos. Es imposible controlar el polvo de las detonaciones.
Explicó que separan la tierra que contiene sulfuros y la desechan. Esta tierra, al mezclarse con el agua genera ácido sulfúrico. El agua absorbe la contaminación, se forman drenajes ácidos, se van a arroyos, cauces, y a todos los cuerpos de agua.

Usan camiones de unos siete metros de altura llamados “yucles”, capaces de cargar unas setenta toneladas de material. Se trata de megaminería, por su dimensión gigantesca. Provoca la destrucción masiva, y hay una incapacidad real de las empresas para contener los polvos, los metales pesados, los drenajes ácidos, todos escurren con la lluvia.

La mina de San Xavier, al bloquear el paso del arroyo que abastecía de agua a la ciudad, afectó a entre el cuarenta y el cincuenta por ciento de la población de SLP. Es uno de los pocos casos de una empresa minera al lado de una población y muy cerca de una ciudad para explotar oro, violando leyes internacionales y la Constitución mexicana.

Las camas y piletas de lixiviación. El yucle lleva la tierra ya molida y la deposita en las camas de una siete metros escalonadas. Abajo hay una geomembrana, de plástico, con una garantía del fabricante para diez años. Tiene tres milímetros de espesor y carga toneladas de tierra y de lixiviados. Los desechos se quedan en el planeta para siempre, y no hay remediación, expresó el integrante del FAO.

La industria minera no trata sus desechos, porque eso les permite tener las ganancias que presumen. Como no hay tratamiento, esos desechos se quedan por cientos o miles de años. La Organización Mundial de la Salud (dependiente de la ONU) afirma que es imposible tratar a los metales pesados. ¿Qué pasa entonces cuando se va la empresa?

Se genera también ácido cianhídrico. Tiene un olor como de nuez. Se evapora y el viento lo lleva a la ciudad de SLP donde todos sus habitantes lo respiran.
Los impactos ambientales son severos. Mostró fotos de tajos abiertos, uno en Real de Ángeles, Zacatecas, de los primeros en México. No hay vida alrededor. Hay una gran concentración de metales pesados. Solamente unas pocas plantas logran sobrevivir en esa zona de muerte.

Rurik Hernández dijo que la minera canadiense GoldGroup haría tres tajos a cielo abierto en la zona hoy en exploración, según la carta geológica del estado.

El integrante de la REMA expresó: “Queremos compartir nuestra experiencia. A nosotros nos impusieron el proyecto.” Para poder conservar el control del lugar, la empresa pagó incluso dos campañas políticas cuando el FAO trató de ganar electoralmente la presidencia municipal.

Es una lucha por la vida, básicamente, por el planeta que nos heredaron nuestros abuelos. ¿Queremos heredar a nuestros nietos un planeta con tajos a cielo abierto tóxicos? En Honduras, abandonaron una mina porque se les inundaba. Quedaron los ríos secos, la gente con leucemia y otras enfermedades, y a ellos “les iban a dar trabajo”.

Si las personas tienen la información de lo que realmente significa un tajo a cielo abierto tienen que impedir que se ponga.

La empresa paga de cinco a catorce pesos por hectárea cada año. Mienten siempre diciendo que van a “detonar” la economía, con “trescientos empleos” y van a ser el “polo de desarrollo” estatal.

La gente que tenga duda, vaya a los lugares donde han habido minas, como San Pedro hoy: están más pobres, y ahora enfermos, “más jodidos que antes”. Ya se gastaron todo el dinero que les dieron pos sus tierras. Más de este caso y sobre Veracruz en la siguiente entrega…

Por lo pronto: El Pacto por un Veracruz Libre de Minería Tóxica invita a un festival el 25 de febrero desde las 12:00 horas, en la plaza Xallitic, con grupos como la Banda Guelaguetza, Los Macuiles, Soflama, Trío Tlacuatzin, Pati Ivision, Los Aguas Aguas, Rolando Alarcón Trío y otras actividades como kermés, talleres para niños y adultos, videos y pláticas sobre la mina Caballo Blanco.

Anuncios

Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: